7 formas sencillas de excitar a un hombre. Se volverá loco por ti

Tener intimidad con tu pareja sin duda es de los mejores momentos que puedes vivir, es el instante en que disfrutas completamente del ser amado. No existe nadie más, son sólo ustedes dos dispuestos a entregarlo todo.

Si lo que quieres es tener una noche llena de orgasmos no olvides la importancia del juego previo, no apresures las cosas. El orgasmo es sólo la cereza del pastel, hay mucho que comer en el camino al éxtasis.

Pensando en la importancia de ese jugueteo, te daremos uno que otro consejo para excitar a tu hombre antes de llegar al acto. ¡Toma nota!

1.- Muéstrale un poco de piel

Los hombres son visuales por naturaleza, necesitan mirarte provocativa; déjalo ver un poco de lo que tienes reservado para él esa noche. Usa un buen escote que resalte tus encantos.

2.- Envíale mensajes sugerentes

Dile cuánto deseas tener sexo con él, mándale mensajes para invitarlo a tener un encuentro desenfrenado lo antes posible; trata de ser muy descriptiva. Cuéntale a detalle la ropa que usarás y no olvides mencionar las ganas inmensas que tienes de verlo. Si te animas puedes enviarle una o más fotos con la prenda que usarás cuando lo veas, lo demás déjalo a su imaginación.

3.- Pon el ambiente

Cítalo en un lugar donde nunca se imaginó tener sexo; toma la iniciativa, llévalo a lugares prohibidos y excitantes. Cualquier sitio es el indicado para hacerlo, lo importante es que le agreguen mucha pasión.

4.- Tócalo

Cuando se encuentren en un lugar público no olvides insinuarle que te mueres por estar a solas con él. Puedes acariciar su pierna por debajo de la mesa mientras cenan con su familia, susúrrale al oído que lo deseas mientras ven una película en el cine o besa su cuello cuando caminan al estacionamiento. Así sabrá que esa noche terminarán en la cama.

5.- Dale un masaje

Vuélvelo loco recorriendo todo su cuerpo con tus manos, ayúdalo a relajarse del estrés producido por el trabajo. Juega con sus pezones y desliza tus manos por su pecho. No olvides otras zonas erógenas como cuello, nuca o atrás de las orejas.

6.- Desnúdate

Quitarte la ropa suena fácil, pero hacerlo con sensualidad es todo un arte. Pon música de fondo, sácate cada prenda con calma y delicadeza. No lo dejes tocarte hasta que estés completamente desnuda, eso lo hará perder la calma.

7.- Mantén la mente abierta

No permitas que la rutina acabe con la pasión, dale la confianza de que te cuente sus fantasías, pregúntale qué le gustaría probar.

No olvides que es importante agregar mucha pasión y un poco de locura a los puntos anteriores, para mejorar su efectividad.

pelimex Autor